Entradas

Jane goodall

Jane Goodall nació para salvar chimpacés en El Congo

Jane goodall

Valerie Jane Goodall Morris es primatóloga, etóloga, antropóloga y mensajera de la paz de la ONU;pero sobre todo es una persona excepcional. Quizá la conoces por el famoso vídeo en el que aparece junto a una chimpancé llamada Wounda que se despide de ella con un emotivo y estremecedor abrazo cuando ésta la pone en libertad.

El vídeo se hizo viral y recorrió el mundo llegando muy dentro de cualquiera que lo vio. Y aún sigue pululando por la Red. No es para menos… Si no lo llegaste a ver, aquí lo tienes:

La bondad y el agradecimiento de los animales queda reflejado en estas imágenes de una manera sobrecogedora y bella. Pero, conozcamos un poco más y mejor a Jane Goodall.

Jane nación en el año 1934, en Londres, en el seno de una familia de clase media. Un juguete con forma de chimpancé despertó en ella, desde que era una niña, su amor por los animales, pero sobre todo el inmenso amor que siente por esta especie en particular.

Estudió en una escuela secretarial y, en 1957 se trasladó a África, donde comenzó a trabajar como secretaria en una granja en Kenia. Fue en Kenia donde conoció a Louis Leakey, quien marcaría su vida. Y es que Louis la contrató, en un principio como asistente y más tarde como ibservadora de un grupo de chimpancés que vivían en Tanzania.

Jane no contaba con formación científica. Sin embargo, Leakey tuvo siempre muy claro que el gran amor  e interés que Jane mostraba por los animales, junto a su inteligencia, formaban un tándem perfecto que la llevaría lejos. Y no se equivocó… aunque la labor inicial de Jane en el mundo científico era bastante más simple, ella ha acabado ofreciendo al mundo una nueva forma de ver a los chimpancés.

Resulta sorprendente saber que, a pesar de no tener ningún tipo de formación relacionada con la biología, ni ninguna otra ciencia fue capaz de llegar al Parque Nacional Arroyo Gombe para observar el comportamiento de los chimpancés que allí vivían. Es quizá ahí donde comienza su apasionante historia con estos animales.

Jane nació para esto. De lo contrario resulta difícil explicar cómo una persona sin formación ni experiencia en la materia es capaz de llegar concluir que era necesario poner nombre a cada uno de ellos, ya que se trata de animales con personalidades propias y definidas.
Puede parecer algo lógico. Sin embargo, no lo es tanto si tenemos en cuenta que por aquel entonces otros zoólogos utilizaban números para identificar a los chimpancés que estudiaban.
En su momento fue sometida a duras críticas por parte del gremio. Pero el tiempo pone cada cosa en su lugar y… hoy es una práctica habitual y común entre etólogos que trabajan con este tipo de mamíferos.

Pero no fue el único descubrimiento de Jane en sus primeros años como observadora. Ella también descubrió que los chimpancés cazan mamíferos y llevan una vida social compleja y se apoyan en los lazos familiares toda su vida, como los humanos, entre muchos otros hallazgos extraordinarios que le permitieron optar al programa de doctorado en etología de la universidad de Cambridge. Sí, sin poseer antes la licenciatura en biología.

Más tarde, como reconocimiento a su trabajo y buen hacer, Jane Goodall se encontró con el apoyo y respaldo de importantes instituciones entre las que se encuentra el sistema de parques nacionales del gobierno de Tanzania o National Geographic; entre otros.

El trabajo duro y la pasión por lo que hacía le permitieron, en 1977 ver un sueño cumplido: en ese año Jane creó el Instituto Jane Goodall, para respaldar la investigación en Gombe y promover la defensa y preservación de los chimpancés. Su instituto hoy está presente en 19 países.

Más tarde, en 1991, Jane pone en marcha un programa al que llamó Programa Raíces y Brotes, y que desarrolló en Tanzania. Un programa destinado a los jóvenes preocupados por los problemas sociales y ambientales. Hoy, ese proyecto sigue vivo; tanto es así que actualmente cuenta con más de 10.000 grupos en un centenar de naciones.

Goodall tiene hoy más de 80 años y aún mucha energía que le permite seguir viajando por todo el mundo, luchando por los derechos de los animales, preservando el medio ambiente, y acercándonos al mundo natural.