Entradas

La obesidad en las mascotas

La obesidad en las mascotas

La obesidad en las mascotas se está convirtiendo en un trastorno común en esta época. Muchos dueños no nos estamos dando cuenta del daño que le estamos haciendo a nuestras mascotas al no proporcionarles una alimentación balanceada o dejar que el sedentarismo consuma a nuestro perro o gato.

Leer más

El amor incondicional de los perros

El amor incondicional de los perros

Los perros son animales encantadores que no solo se muestran fieles sino súper cariñosos con su entorno. Si acabas de adoptar a tu can, seguramente tendrás miles de dudas que aclarar pero no te desesperes. Irás aprendiendo junto a tu mascota casi todo lo importante.

Leer más

La ansiedad en el perro

La ansiedad en el perro

La ansiedad en el perro debe ser atendida para que descartes problemas futuros. Así como una persona siente ansiedad ante determinadas cuestiones, un perro también la padece. Lo importante es que el veterinario evalúe si es un problema que merece medicación o si solo se excita ante un paseo o cuando por ejemplo lo dejas solo en casa.

Leer más

5 razones por las que debes esterilizar a tu mascota

5 razones por las que debes esterilizar a tu mascota

Cada año millones de animales son abandonados, y pasan a engrosar las filas de los que quedan en la calle buscando un hogar. Estos perros y gatos, quienes no tienen a nadie que cuide de ellos, corren grandes riesgos de enfermar y morir en condiciones extremas. Por eso, si no quieres colaborar con este problema, lo mejor que puedes hacer es esterilizar a tu mascota. Leer más

Los cuidados dLos cuidados de la cobaya que debes conocere la cobaya que debes conocer

Los cuidados de la cobaya que debes conocer

Este roedor es una mascota que se ha vuelto muy popular debido a su personalidad muy vivaz y su nivel de atención relativamente sencillo. Los cuidados de la cobaya, son económicamente accesibles. A diferencia del hámster, su salud es un poco más resistente. Por eso, si se quiere tener alguna clase de ratón, es una opción muy recomendable.

Leer más

perro-150x150

Perro con colitis

Los perros son como los niños, cuando menos te lo esperas, te pegan el susto y amanecen enfermos. Al igual que los humanos, los perros también pueden sufrir episodios de diarreas o colitis. Las causas son muy diversas, desde comer un alimento en mal estado hasta un proceso infeccioso o una malformación digestiva.  Especialmente si son cachorros, nunca dejes pasar por alto este trastorno.

Entre las causas que provocan esta enfermedad intestinal pueden encontrarse problemas alimenticios, infecciones o simples parásitos. En ocasiones, la colitis sólo es un síntoma de otra enfermedad más grave.

Tratamiento y precauciones

Sabremos que nuestro perro tiene colitis porque sus heces serán diferentes, presenta diarrea y, sobre todo porque puede aparecer mocos o incluso sangre en sus deposiciones.  Esto se debe a que el colon inflamado impide la absorción del agua en el intestino y puede provocar heridas.

El veterinario deberá hacer un chequeo al animal, para detectar secuelas o síntomas de enfermedad. Entre las pruebas están el análisis de las heces, radiografías y endoscopias si fuese necesario.

Tras los análisis, se comprobará si el problema puede deberse a una intolerancia a algún alimento. En otros casos, y siempre que se tengan problemas digestivos, deberá ofrecer al animal abundante agua, vigilando que se mantenga hidratado, dieta blanda con alimentos fáciles de digerir, una alimentación baja en grasas y de calidad.

Es aconsejable darle al perro suero hiposódico o aquiarius.

perro-hipocondriaco

Mi perro: El enfermo imaginario

Quienes tienen perros saben que estos son animales sumamente sensibles y muy inteligentes. Pero ¡y tan listos que son los perros! Son capaces incluso de fingir enfermedades que en realidad no tienen. Aunque tal vez ellos sí que creen tenerlas. Pobres! Y es que la hipocondria, es un trastorno psicológico que también afecta a los perros.

Una vez asumida la inteligencia de nuestras mascotas, no debería extrañarnos que éstas lleguen a utilizar la enfermedad como una especie de chantaje emocional hacia sus amos. Y es que, como perceptivos que son, se dan cuenta de que, cuando se ponen malitos, todos a su alrededor se desviven en mimos hacia ellos. Así es un gustazo fingirse enfermito.

Perros mimados, perros actores

Muchos son los dueños de animales que cuentan cómo su mascota acentúa una cojera que, mágicamente, desaparece cuando se diriguen a la cocina a por comida, o que fingen asfixiarse y recuperan el aliento al ser acariciados. Y es que los animales buscan mimos y no escatiman en esfuerzos y en recursos para conseguirlos.

Dicen los expertos que la hipocondria en animales se produce especialmente en aquéllos que han estado más mimados por sus amos. Así si nuestro perro ha sido tratado como el rey de la casa durante un periodo de enfermedad o convalecencia, pasado este tiempo, si los mimos o atenciones disminuyen, querrá recuperar el trono perdido. No es extraño por tanto que finja una recaída.

En cuanto a la solución, lo primero es vigilar que el animal no esté efectivamente enfermo. Si el veterinario asegura que está sano, llénelo de mimos, pero no ceda a su chantaje. Ignore esta actitud o, de lo contrario, estará fomentando  las dotes interpretativas dramáticas de su mascota.

La tortura de ir al veterinario

La visita al veterinario siempre se convierte en una tortura tanto para los animales como para sus amos. Y es que no importa que tu mascota sea un perro, un gato o hasta un conejo, todos ellos aprenden en qué consiste eso de “visitar al veterinario”.  Y, por supuesto, a ninguno les gusta la idea. La actitud de los animales es comprensible. ¿A tí te gusta ir al médico? Seguro que respondes que no. Para las mascotas, veterinario es sinónimo de daño y dolor. Aunque evidentemente, supone un trámite necesario.

Mimos para el paciente más especial

Seguro que tu mascota, en especial si es un perro, ya se conoce el camino de ida hacia la consulta del veterinario. Y seguro que, en cuanto llegas a la puerta, se apoltrona y frena en seco. Puede que incluso se niegue a pasar de la puerta. Entiéndelo, pobrecito.  Pinchazos, el incómodo termómetro, el manejo de su boca, un sin fín de actividades molestas para él.

Con un animal hay que actuar igual que cuando intentamos que un niño se enfrente  a sus miedos para superarlos: con absoluta calma e ignorando sus berrinches. Y es que si te comportas completamente normal, tu mascota aprenderá que no hay motivo para tener miedo.  Ser un amo sobreprotector es malo para la mascota.

Para relajarse, vendrá bien dar un largo paseo antes de ir al veterinario. Y por supuesto, colmar de mimos y recompensas a la mascota antes, durante, y después de la consulta veterinaria. Eso sí, las recompensas únicamente cuando esté relajado, y nunca si está nervioso.

gato-estornuda-420x198

SOS mi gata ha estornudado!

Nuestras mascotas son nuestros bebés y basta que uno de ellos tosa para que ya estemos en un sin vivir, ¿llamo al veterinario? ¿me la llevo a urgencias? Ahora llega ya el invierno, las temperaturas bajan y todos, humanos y animales acabamos notándolo en forma de resfriados e, incluso en otoño, sufrimos alguna que otra alergia. Pero ahora bien, ¿debo preocuparme si mi gato estornuda? Siempre diremos que más vale prevenir, y una consulta al veterinario nunca está de más, ellos están ahí para eso, pero de entrada, no alarmarse, un estornudo puede deberse a muchos motivos.

¿Qué se esconde tras un estornudo?

Detrás de un estornudo puede esconderse una reacción alérgica, por ejemplo, al fuerte olor de un perfume, o algún agente irritante, un acto reflejo defensivo, si por ejemplo, tu gato ha respirado polvo, un simple resfrío, o algo más grave, como una neumonía.

Cuando un gato estornuda una vez, no hay motivos para preocuparse. Pero si vuelve a estornudar más tarde, deberemos atender a las señales del animal. Analiza si le has cambiado la marca de la arena, si has variado su manta o sus juguetes, o si has usado un producto de limpieza diferente, pues tal vez se deba a una reacción alérgica.

Los gatos también estornudan cuando tienen un abceso dental. En este caso, una consulta veterinaria puede solucionar el problema. Vigila su boca, así como que sus glándulas no estén hinchadas y que no eche sangre por la nariz, boca, ni en sus heces u orina.

Si es un resfrío, manténla calentita durante veinticuatro horas. Si continúa,  llévala al veterinario, más vale prevenir que curar.

Datos a saber sobre tu conejo

Los conejos son adorables, inteligentes y mimosos, aunque también algunos se muestran más ariscos. Cada conejo tiene su personalidad, como cualquier persona. Es fundamental saber entender lo que nos quiere comunicar, de este modo ambos seréis muy felices juntos. Toma nota.

Qué quiere mi conejo

Lamerte la mano: Si  lame la mano de su dueño, o la empuja con su nariz, o frota con su barbilla marcando la piel del amo está demostrándole su afecto.

Préstale atención cuando lo veas empujar los objetos con la cabeza, pues si se trata de un plato, está indicándote que tiene hambre. Si lo que empuja son sus juguetes, es que quiere jugar.

Si está tumbado, con las patas delanteras estiradas, estáte tranquila, pues el animal está relajado. Si, por el contrario, lo ves agazapado con las piernas encogidas, significa que se encuentra en estado de alerta. Si esta posición la mantiene todo el día, y además no quiere comer ni les tan animado como siempre, vigila que, tal vez, se encuentre enfermo.

Chillidos fuertes o un rechinar de dientes, significa que algo le duele ¡y mucho!. Corre al veterinario sin perder ni un minuto. La vida de tu conejo podría estar en serio peligro.  No confundas el rechinar de dientes con el ronroneo. Si rechina levemente los dientes mientras le estás acariciando, y él se muestra activo, come con normalidad y sigue como siempre, es que le gustan tus caricias.

Si tiene miedo, tu conejo golpeará el suelo con las patas. Cuida que se calme pronto, no sea que se haga daño de tanto golpe.