Inicio Otras Mascotas Cómo enseñar a tu cacatúa a volar hacia ti

Cómo enseñar a tu cacatúa a volar hacia ti

Lo primero y más importante antes de iniciar con el adiestramiento de tu cacatúa para que aprenda a volar hacia ti, es recordar que su estado emocional, físico y mental deben ser los adecuados.

Para lograr esto debes cuidar su entorno y su salud, procurando darle todos los cuidados que requiere. Si tu mascota está sana y feliz, seguro conseguirás que aprenda de forma adecuada y sin que esto presente ningún problema en su desarrollo y bienestar.

Acto seguido, comencemos a leer algunos prácticos concejos que te ayudarán con la tarea de enseñar a tu cacatúa a volar hacia ti. 

Consejos que te ayudarán a adiestrar a tu cacatúa

La herramienta de la que no podrás prescindir en este proceso y para la que deberás preparar el terreno es la confianza.

El estímulo mediante premios, un trato amoroso y con respeto sumaran muchos puntos al logro de tus objetivos.

Cuando recibas por primera vez a tu cacatúa en casa, colócala en su jaula, la que debe tener un tamaño adecuado para que tenga espacio para mover sus alas y desplazarse. Deja que se acostumbre a su nuevo hogar e intenta darle un alimento similar al que acostumbraba a recibir. Dale tiempo, no la presiones.

Una vez observes que se siente cómoda, empieza a ganar su confianza. Puedes iniciar dándole trozos de fruta o frutos secos, para que se acostumbre a recibir alimento de tu mano, e incluso aprenda a aceptarte y entenderte como un aliado. Es posible que inicialmente exista rechazo de su parte, pero ten paciencia.

Si ya has logrado que acepte el alimento de tu mano, y notas que no le incomoda tu cercanía, inicia con el   primer contacto directo. Evita tomarla, incítala con cuidado a que se pose sobre tu brazo o a que venga hacia ti para acariciarla. No olvides el estímulo a través de premios. Ya para este momento sabrás que es lo que más le gusta comer, utilízalo a tu favor.

Incluye en su ambiente una percha T, facilitará el proceso de adaptación y le permitirá contar con un lugar adicional donde reposar.

Superada esta etapa, puedes empezar a acariciarla. Debes acercar tu mano con cuidado para evitar asustarla. Si ves que no se siente cómoda, no continúes, debes darle su tiempo y tener paciencia, en pocos días entenderá que no le harás daño y que puede sentirse en confianza, sabrá que está en un lugar seguro.

Cuando tu cacatúa se sienta segura, querida, respetada y no te perciba ya como una amenaza, también habrá hecho del entorno parte de su cotidianidad, facilitando que puedas enseñarle trucos.

Para que se acostumbre a venir hacia ti, puedes colocarte en diferentes lugares variando la distancia, y comenzar a llamarla, apoyándote en tu arma secreta, el estímulo y la acción de premiar, al poco tiempo ya hará una relación entre el volar hacia ti, compartir o el simple hecho de estar cerca como algo gratificante y de seguro te sorprenderá todo lo que puede aprender y toda la satisfacción que podrá generarte su compañía.

Por favor no olvides mantenerla en control con un especialista y recurrir a él si observas que algo no anda bien, así como hacer de su espacio un lugar seguro.

 Imagen cortesía de https://www.curiosfera.com/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here