Inicio Otras Mascotas Lo que necesitas saber para asear a tu ave

Lo que necesitas saber para asear a tu ave

Tener a un ave es una gran responsabilidad y requiere del completo compromiso de la persona, pues como todo ser vivo, necesita de ciertos cuidados para estar saludable y ser feliz. En el cuidado de las aves existen muchos elementos a considerar y cada uno de ellos es tan importante como el anterior, pero su aseo juega un papel fundamental para evitar enfermedades que pongan en riesgo su vida.

De esta área de su mantenimiento no se suele hablar mucho, por lo que las personas desconocen varios aspectos esenciales para su realización óptima. Por esto es necesario que aprendas lo que necesitas saber para asear a tu ave.

Limpieza de la jaula

El aseo de un ave se divide en la limpieza de su jaula y el baño del ave como tal. La limpieza de la jaula, así como de todos los elementos que la componen es de suma necesidad, en especial para evitar enfermedades tanto en el ave como en las personas y otros animales que convivan con ella.

El agua y la comida deben ser cambiadas constantemente, y no deben dejarse ningún tipo de restos en el lugar. Los papeles utilizados para sus heces necesitan ser cambiados diariamente. Los envases y juguetes deben lavarse preferiblemente con agua caliente cuando están sucios, las perchas y pisos de la jaula también necesitan del mismo cuidado.

Por lo general, esto basta para tener la jaula en buenas condiciones, pero es importante realizar una limpieza profunda a la jaula una vez a la semana. En esta limpieza es necesario prestarle atención a los detalles y no dejar ningún hueco sin limpiar. Recuerda no usar productos de limpieza que sean tóxicos para el ave, como lo es la lejía, en su lugar utiliza vinagre diluido en agua o limpiador enzimático.

Aseo del ave

Las aves no necesitan ser bañadas de la misma manera que un perro, y muy rara vez requieren ayuda humana para limpiarse. Para su cuidado existen dos opciones principales, colocar un envase con 3 a 5 cm de profundidad cerca de donde está el ave o en su jaula, o utilizar un rociador.

El ave irá por su propia cuenta al envase después de inspeccionarlo, y si lo desea empezará a bañarse, también se la puede colocar directamente adentro, pero es importante resaltar que nunca se debe obligar a un ave a bañarse. Luego de esto ella saldrá y esperará a secarse, su secado debe realizarse al “aire libre”, es decir de forma natural, no se recomienda utilizar un secador o artefactos similares.

En el caso del rociador solo hay que empezar a rociarla un poco, y si el ave responde positivamente continuar haciéndolo. No se debe empapar al ave completamente y hay que parar en cuanto ella muestre que no quiere seguir.

Con ambas opciones se deben escoger lugares donde no existan corrientes de aire ni haga frío y que estén lo más protegidos que se pueda de cambios drásticos de temperatura. Solo en casos contados se puede utilizar jabón para tratar de limpiar manualmente al ave, estos jabones no deben ser dañinos para su salud y solo serán requeridos si el ave se ha ensuciado con algo que no se pueda limpiar solo con agua, como el aceite.

Imagen cortesía de (www.webconsultas.com), todos los derechos reservados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here