Inicio Gatos ¿Por qué mi gato todavía tiene pulgas?

¿Por qué mi gato todavía tiene pulgas?

Las pulgas son un problema bastante notable tanto para la salud como para la felicidad de los mininos del hogar. Ya que no solo le producen comezón e irritación constante, sino que también son las causantes de enfermedades graves que pueden afectar seriamente la vida de los felinos.

Por estos motivos los dueños de gatos invierten su tiempo y dinero en buscar una solución para mantener a las pulgas lo más lejos posible de sus peludos amigos y de su hogar, ¿pero qué pasa cuando todos estos esfuerzos no parecen rendir frutos? Para desgracia de la persona y el felino, las pulgas tienden a ser sumamente obstinadas y a surgir hasta de las cenizas, evadiendo incluso los mejores tratamientos antipulgas.

Pero la verdadera pregunta aquí es, ¿por qué mi gato todavía tiene pulgas?

¿Cómo es posible que un gato siga teniendo pulgas después de su tratamiento?

Por lo general, el tratamiento contra las pulgas se centra únicamente en el felino, por medio del uso de pipetas, collares, champús y pastillas; y aunque es altamente efectivo para eliminar el problema en el momento, no ayuda a solucionarlo de raíz, cuestión que recae en el medio que usan las pulgas para infestar al gato.

La infestación de pulgas puede darse en cualquier momento y en cualquier lugar, pero el verdadero peligro está cuando estas se han adueñado de cada centímetro del hogar y de sus propios habitantes sin que la persona se haya podido percatar de ello. Las pulgas se multiplican a una velocidad enorme, y si el minino u otro animal infectado a estado en la casa, tenga por seguro que hay huevos de pulgas escondidos hasta debajo de sus zapatos.

El mayor causante de que un gato vuelva a ser víctima de las pulgas después de su tratamiento se debe a esto, además de otro factor: las personas y otros animales con los que conviva. Por más extraño que pueda parecer, los humanos también pueden servir como medio de transporte para estos animales, que pueden pegarse a su ropa, zapatos u objetos que traiga desde el exterior.

Junto con esto, otros animales que viven en el hogar junto a su gato también pueden infectarse o infectar a su gato, y si estos no son tratados al mismo tiempo, el ciclo de transmisión se repetirá continuamente.

¿Cómo se puede solucionar y evitar una reinfestación futura?

La solución está en atacar todos estos elementos a la vez y dejar sin oportunidad alguna a las pulgas. Para tratar las pulgas en gatos, la mejor estrategia es aplicar un tratamiento antipulgas tanto en el felino, como en los otros animales que puedan estar infectados y en cada centímetro del hogar. Esto es algo que requiere de más tiempo, paciencia y dinero, pero es el método más efectivo para asegurar la eliminación de las pulgas, al menos del entorno cercano del minino.

La limpieza del hogar es sumamente importante, y mientras más minuciosa mejor. Tanto los huevos, larvas, pupas y pulgas adultas pueden encontrarse en cualquier lugar, desde el suelo, hasta los muebles, plantas, telas, ropas y adornos. El uso de aspiradoras y productos antipulgas con este fin, que pueden ser naturales o químicos, son la base del éxito en esta área.

En lo que respecta al tratamiento antipulgas en otros animales del hogar, es esencial destacar que si son de especies diferentes, cada uno requerirá de un tratamiento personalizado. No se recomienda en lo absoluto, por ejemplo, utilizar productos especialmente diseñados para gatos en perros y viceversa.

Imagen cortesía de (www.feelcats.com), todos los derechos reservados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here