Inicio Gatos Si tu gato arrastra la cola, tiene esta enfermedad

Si tu gato arrastra la cola, tiene esta enfermedad

Los gatos son animales ampliamente conocidos por esconder los síntomas de enfermedad hasta el final, dificultando muchas veces su tratamiento exitoso. Sin embargo, no son capaces de disimularlos todos, y es por lo general su comportamiento lo que los “traiciona”.

El arrastrar el trasero o la cola, denominado también como scooting, es uno de los síntomas que aparecen cuando el felino está sufriendo de algún problema relacionado con parásitos, comezón, alergias e incluso con sus glándulas anales. Por este motivo, es necesario profundizar en la información que rodea el “si tu gato arrastra la cola, tiene esta enfermedad”, para conseguir una solución antes de que la salud del minino se vea afectada.

Parásitos

De la misma forma que ocurre con los perros, la aparición del scooting en los gatos es un indicio claro de que pueden tener una infestación tanto de parásitos externos como internos. Con los parásitos externos, como las pulgas y los ácaros, este comportamiento suele venir acompañado de lamido y mordidas excesivas en la zona trasera del gato, incluyendo la cola y las patas.

Con los parásitos internos, cuyos principales representantes son los parásitos gastrointestinales, el arrastrar la cola es por lo general el síntoma más persistente, pero no el único. Además de poder estar acompañado de un rascado desesperado, los parásitos gastrointestinales pueden causar daños serios al felino y manifestarse a través de vómitos, entre otros síntomas que indican un estado grave de salud.

Alergias y prurito

Las alergias y el prurito, término utilizado para la comezón en la piel, son otros de los causantes de la aparición de scooting en los felinos. La comezón en la piel, principalmente en la zona trasera del animal, puede deberse a múltiples razones, en las que se incluyen la presencia de parásitos, problemas en la piel, heridas en la zona, infecciones bacterianas, alergias, neoplasia y trastornos inmunes.

Por su parte, las alergias pueden tener tras de sí diversos causantes que pueden estar tanto en el ambiente como en lo que come el minino. Algunos felinos son alérgicos a ciertos componentes del pienso, en especial a los granos, maíz, avena, trigo, arroz y soya. Pero también pueden ser alérgicos a la comida no comercial, incluso, el solo darle únicamente un tipo o dos de proteínas por un tiempo prolongado puede provocar una irritación que termine convirtiéndose en una alergia.

Los causantes ambientales de alergias más comunes son el polvo, el moho, las hierbas y el polen, pero al igual que sucede con los humanos, los felinos pueden llegar a ser alérgicos a un montón de cosas diferentes.

Glándulas anales

Las glándulas anales son unas bolsas que se encuentran dentro del recto del gato, y cuya función es secretar un líquido para realizar el marcaje de territorio. Estas glándulas pueden presentar problemas por diversos motivos, siendo uno de los principales la alimentación y la consistencia de las heces del animal, cuando esto ocurre, producen serias molestias al felino que por lo general muestra arrastrando la cola.

Si las glándulas empiezan a presentar problemas y estos no son solucionados a tiempo, pueden explotar, es por este motivo que se debe tomar con seriedad y acudir con un veterinario en cuanto se vea al gato arrastrando su cola con regularidad y no como un evento esporádico.

Imagen cortesía de (www.expertoanimal.com), todos los derechos reservados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here